Controles de acceso

CONTROL DE ACCESO

Dactilar, Tarjeta, Reconocimiento facial.

acceso-dactilar

CONTROL DE ACCESO DACTILAR

Cada vez más la seguridad está presente en la vida cotidiana, en el trabajo, en el hogar, en los entornos de ocio, y en todos aquellos lugares en los que hay un flujo de personas que comparten un espacio común.
Un punto en común para las diferentes opciones de seguridad es que deben de ser de fácil uso y de fácil instalación.

Un lector capacitivo identifica a cada usuario mediante su huella dactilar, permitiéndole o denegándole el acceso según esté dado de alta o no en el sistema.

Dado que las huellas dactilares son únicas e irrepetibles en cada persona, el nivel de seguridad de este control de accesos autónomo es muy alto.

El lector incluye un lector de proximidad para aquellos casos en los que la huella no es reconocible.

El administrador del equipo puede modificar altas y bajas fácilmente según sus necesidades.

CONTROL DE ACCESO TARJETA

Cómodo y seguro: el acceso se controla mediante una tarjeta de proximidad.
Cada usuario cuenta con una tarjeta o un llavero que, al aproximarse al lector, permite o deniega el acceso.

La lectura se realiza a varios centímetros de distancia transmitiendo datos por radiofrecuencia, lo que permite utilizar la tarjeta incluso sin sacarla de un bolso o cartera.

El administrador del sistema puede activar y desactivar las tarjetas cómodamente y atendiendo a las necesidades del acceso.
Lector que permite la apertura de la puerta al acercar una tarjeta o llavero de proximidad. Sólo las tarjetas o llaveros autorizados accionarán el dispositivo. No es necesario un contacto físico.
* Lector de proximidad que mediante una configuración de dipswitches (SW2) que incorpora puede funcionar en un sistema autónomo o centralizado.

Configuración como AUTÓNOMO.

Configuración como CENTRALIZADO MDS-CAC.

Configuración como CENTRALIZADO con protocolo Wiegand 26 o Data/Clock.

acceso-tarjeta

acceso-facial

CONTROL DE ACCESO DE RECONOCIMIENTO FACIAL

La tecnología de reconocimiento facial se aboca en el análisis de las características fisionómicas de un individuo en particular.

La cámara capta una imagen del rostro, que se procesa y analiza, almacenando inmediatamente la información en una plantilla. Al momento de la identificación o verificación de un nuevo individuo, la cámara captura la imágen de la cara del usuario, que hará coincidir con alguna de las plantillas almacenadas en la base de datos, y el proceso será exitoso cuando exista la mayor cantidad de similitudes con los rasgos de la cara observada.

El reconocimiento facial es ampliamente utilizado, especialmente en el control de acceso y zonas de detección de criminales, asegurándoles a los usuarios disfrutar de las ventajas de una alta seguridad.
Es un dispositivo de reconocimiento facial para tiempo y asistencia, con la capacidad de control de acceso simple, con las conexiones para chapas, botones, sensores de puerta, etc.